Figuras de poder, no artistas en instituciones artístico-culturales

Introducción

Son incontables las ocasiones en que, en el Estado de Yucatán, o en su capital Mérida, se han impuesto personajes, relacionados sobre todo con los grupos de poder del momento, que no tienen relación alguna con el arte y mucho menos con los artistas. Suelen ser personas cercanas a la representación que emana de dicho poder, usualmente personas sin ningún estudio artístico y peor aún, sin acercamiento a las necesidades que vive el arte en el Estado.

Hace apenas unos días el Gobierno del Estado de Yucatán decidió dar las instrucciones para cambiar a la que era directora de la Secretaría de la Cultura y las Artes (SEDECULTA), Erica Millet Corona por la ex directora de la Secretaría de Educación (SEGEY) Loreto Villanueva.

Podemos encontrar los currículums de ambas funcionarias:

Erica Beatriz Millet Corona, es licenciada en Periodismo por el Instituto de Estudios de la Comunicación en Yucatán (IECY). Actualmente cursa una maestría en relaciones públicas y publicidad en la Universidad Anáhuac-Mayab. Cuenta además con diplomados en Marketing Político, Relaciones Públicas, Comunicación Institucional y Publicidad, Imagen Pública y Comunicación Política y Media Training. Como servidora pública, en el Ayuntamiento de Mérida se ha desempeñado como Subdirectora de Relaciones Públicas (2001-2004 y 2015-2016), Directora de Comunicación Social (2004-2007) y como Secretaria Ejecutiva del Organismo Mérida, Capital Americana de la Cultura 2017 (2016-2018). (Equipo editorial, 2018).

Loreto Villanueva Trujillo, se ha desempeñado como Secretaria de Asuntos Laborales para los niveles Medio Superior y Superior y como Secretaria de Crédito y Vivienda en la Sección 57 del SNTE. También ha sido coordinadora de Educación Extraescolar de la SEGEY y fungió como coordinadora de vinculación con el
Magisterio en la campaña contra el maltrato infantil y la violencia sexual del colectivo “Proteger en lugar de agredir”. Fue directora del DIF Municipal de Mérida. (Equipo editorial, 2018).

En ambos currículums podemos observar cómo ninguna ha ejercido el arte de manera profesional o simplemente no es artista.

En este ensayo deseo plantear ciertas problemáticas tales como:

  1. Los obstáculos existentes en las figuras de poder no artistas y su relación con los artistas.
  2. Las dificultades que presentan los artistas para ejercer puestos representativos en la cultura.
  3. La importancia del mercado del arte para el gobierno, a decir verdad: ¿es importante la producción del arte y artistas para el gobierno utilizando figuras de poder no representativas?

Finalmente trataremos de exponer situaciones de la actualidad y el arte en Yucatán, desde la descentralización y, como el tema menciona, la relación con las instituciones de poder con personas que no son del ambiente artístico.

En este ensayo tengo la intención de generar un diálogo abierto hacia las instituciones, y que, si en algún momento es leído, este pueda ser un aliciente a la toma de decisiones sobre nuestros representantes en las políticas públicas artístico- culturales.

Antecedentes

Bourdieu menciona en su libro, Campo de poder, campo intelectual (2002) que para dar su objeto a la sociología de la creación intelectual y para establecer, al mismo tiempo, sus límites, es preciso percibir y plantear que la relación que un creador sostiene con su obra y, por ello, la obra misma, se encuentran afectadas por el sistema de las relaciones sociales en las cuales se realiza la creación como acto de comunicación – o, con más precisión, por la posición del creador en la estructura del campo intelectual.

El campo del poder se encuentra también internamente dividido entre los sectores más dependientes del mercado cultural (por ejemplo, escritores y periodistas) y aquellos que, como los universitarios, tienen un respaldo institucional. Las distancias entre ambos sectores dependen de coyunturas históricas. La separación fue máxima al final del siglo XIX –periodo en el que creció la distancia entre el poder académico y el político– hasta el periodo de entreguerras en el siglo XX (Moreno, 2011).

Desde la academización de las artes, estas han entrado a la institucionalidad, como un intento para ser validadas tanto por la sociedad como los sistemas gubernamentales.

Tenemos conocimiento que para los griegos el arte tenía una importancia tan alta, que era parte del quadrivium: El quadrivium consistía en aritmética, geometría, música y astronomía. Este siguió el trabajo preparatorio del trivio, que consistía en gramática, lógica y retórica. A su vez, el cuadrivio fue considerado el trabajo preparatorio para el estudio de la filosofía (a veces llamado arte liberal por excelencia) y la teología (Gilman, 1905). Históricamente el arte ha sido parte de todas las aristas de la humanidad, históricas, sociológicas y políticas e incluso, nuevos filósofos como Zizek, en su libro El sublime objeto de la ideología (1992), la consideran como parte de un subconsciente.

Aunque el arte y su manifestación se ha considerado imprescindible para la sociedad, sus representatividades, en la mayoría de los países latinoamericanos, han carecido de tener un acercamiento real a la producción artística y a las dificultades que estos encuentran, estas personas sin el perfil adecuado han generado políticas basadas en el desconocimiento, pero tampoco podemos negar que las instituciones académicas no doten a los artistas de las competencias necesarias para ejercer estos puestos, lo que hace que la brecha para obtenerlos sea aún mayor.

Los obstáculos existentes en las figuras de poder no artistas y su relación con los artistas.

Primero trataremos de explicar qué es el poder desde el punto de vista de Foucault, la cuál me parece una forma que es aplicable a las relaciones de subordinación de los artistas a las figuras de poder institucional.

Para Foucault, el poder no es algo que posee la clase dominante; postula que no es una propiedad, sino que es una estrategia. Es decir, el poder no se posee, se ejerce. En tal sentido, sus efectos no son atribuibles a una apropiación sino a ciertos dispositivos que le permiten funcionar plenamente. Pero, además, postula que el Estado no es de ninguna manera, el lugar privilegiado del poder, sino que es un efecto de conjunto, Foucault intenta romper una complicidad de la ley con el Estado y en tal sentido, habla de entender la ley no como algo que demarca los dominios de la legalidad-ilegalidad sino como un procedimiento por medio del cual ilegalidades que dicha ley permite, tolera o inventa como privilegios de clase; o bien, ilegalidades que prohíbe, aísla y define como medio de dominación. En tal sentido postula que «(…) las leyes están hechas por unos y que se imponen a los demás» (Foucault, 2000).

Como resultado del punto de vista de este autor, podemos enumerar las siguientes características del poder:

  1. Es temporal
  2. Sus sujetos pueden cambiar, el poder no
  3. No es un bien común
  4. Esreducido
  5. No es propiedad de uno o unos sujetos
  6. Esunaestrategia.
  7. No puede ser eliminado.

La ligadura existente entre este poder y el personaje que se usa para representarlo es que necesita responder a las necesidades ideológicas del partido político en turno, sin embargo, me cuestiono por qué dichos poderes no utilizan artistas como representantes, quienes conozcan las necesidades del arte, como medio de cultura, y a los mismos artistas.

Considero que se puede responder al poder emanado utilizando artistas que conozcan las inquietudes que atañen al artista actual, es en esta estrategia donde podemos observar que al gobierno no le interesa para nada el arte, su único interés es establecer subordinaciones o sometimientos del artista hacia el funcionario y al grupo político en turno.

Algunas problemáticas que podemos observar de manera clara son:

  1. Falta de proyectos a largo plazo: Debido a que estas figuras jerarquizadas responden al modelo de poder, pero que no les pertenece, al cambiar los sujetos en el poder y por lo tanto las estrategias de este, los proyectos terminan siendo discontinuos.
  2. Invisibilidad de las necesidades actuales del arte y el artista. Muchos de los proyectos que se generan en las dependencias culturales dirigidas por personas sin el perfil, suelen incluso considerarse obsoletas, como el caso de las orquestas juveniles o sistemas de orquestas que se hacen en las poblaciones del interior del Estado y las cuáles se ha demostrado que no pueden ser continuadas, tal como el punto 1 respecta. Sin embargo, las dependencias siguen organizando el mismo tipo de proyectos. También la falta de descentralización o falta de pensamiento decolonial genera, en estas personas sin perfil artístico, acciones en materia del arte, lejanas a las necesidades de las poblaciones del interior del Estado.
  3. Falta de seguridad laboral y prestaciones de ley. Debido a que la mayoría de las dependencias culturales en el Estado solo contemplan proyectos, para los artistas es impensable poder gozar de un seguro social o prestaciones como aguinaldo o INFONAVIT. Los artistas proporcionan sus conocimientos a través de “prestador de servicios” o como “honorarios”. Es urgente que esto cambie y se generen acciones a largo plazo que puedan otorgarle estos “beneficios” que no son más que derechos laborales a los artistas.
  4. Falta de conocimiento sobre el arte actual. Son muy pocas las estrategias para difundir el arte contemporáneo, estas son las que menor recurso obtienen de las instituciones del arte.
  5. Uso indebido de los recursos. Los “jerarcas” de las instituciones culturales del Estado han utilizado los recursos dependiendo de lo que “creen que esta bien” sin recurrir a estadísticas, encuestas entre otras formas de conocimiento sobre las necesidades del artista.

Las dificultades que presentan los artistas para ejercer puestos representativos en la cultura.

A continuación, para explicar este punto, adhiero el plan de estudio del área de música de la Escuela Superior de Artes de Yucatán.

PRIMER SEMESTRE Adiestramiento auditivo I Armonía I
Contrapunto I
Historia de la música: Edad Media y Renacimiento Introducción al audio
Coro I
Opción profesional I
Optativa I
SEGUNDO SEMESTRE Adiestramiento auditivo II Armonía II
Contrapunto II
Historia de la música: Barroco Grabación
Coro II
Opción profesional II
Optativa II
TERCER SEMESTRE Adiestramiento auditivo III Armonía III
Contrapunto III
Historia de la música: Clasicismo y Romanticismo Mezcla
Coro III
Opción profesional III
Optativa III (seleccionar una opción del catálogo de optativas)
CUARTO SEMESTRE Adiestramiento auditivo IV Armonía IV
Contrapunto IV
Historia de la música: Siglos XX y XXI Sonido e imagen
Coro IV
Opción profesional IV Optativa IV
QUINTO SEMESTRE
Adiestramiento auditivo V
Análisis musical I
Música mexicana: Virreinato y Siglo XIX Experimentación I
Pedagogía musical I Opción profesional V Optativa libre
SEXTO SEMESTRE Adiestramiento auditivo VI Análisis musical II
Música mexicana: Siglos XX y XXI Experimentación II
Pedagogía musical II Opción profesional VI Optativa libre
SEPTIMO SEMESTRE Análisis musical III Música popular mexicana Improvisación I
Proyecto final de titulación I Opción profesional VII Optativa libre
OCTAVO SEMESTRE
Análisis musical IV
Música popular latinoamericana Improvisación II
Proyecto final de titulación II Opción profesional VIII Optativa libre
Información encontrada en la página web https://www.esay.edu.mx/wp/licenciaturas/artes- musicales/

Como observamos en el cuadro, en ninguna de las materias de tronco común y tampoco en las optativas, las cuáles pueden ser consultadas en la página web de la escuela Superior de Artes de Yucatán, existe alguna relacionada con la gestión cultura o la producción de obras artístico-musicales. Es por tanto que podemos considerar que las instituciones académicas del arte pueden llegar a cometer el error de sólo ser generadores de artistas en masa sin proveerles de las necesidades que tienen para gestionar sus propias obras o interpretaciones en escena, en este caso. Que un artista no sea provisto de gestión o de acciones de gestión le vuelve completamente vulnerable para ser parte de las instituciones públicas de cultura.

La especificidad de un sistema de producción, vinculada a la especificidad de su producto, realidad de doble faz, mercancía y significación, cuyo valor estético sigue siendo irreductible al valor económico, aun cuando la sanción económica viene a redoblar la consagración intelectual, entraña la especificidad de las relaciones que ahí se establecen: las relaciones entre cada uno de los agentes del sistema y los agentes o las instituciones total o parcialmente externas al sistema, siempre están mediatizadas por las relaciones que se establecen en el seno mismo del sistema, es decir, en el interior del campo intelectual, y la competencia por la legitimidad cultural (Bourdieu, 2002).

Como Bourdieu menciona en la cita anterior, todas las conexiones o relaciones intelectuales deben establecerse en el seno mismo del sistema. Considero que el sistema en este caso son las academias formales o profesionales de arte, y estas necesitan establecer vínculos con la realidad actual del artista, sobre todo acaecido en esta pandemia, para proveerle de las necesidades de gestión, ya sea para poder aspirar a un cargo público en las artes o incluso, que me parece super importante mencionar, solventarse en la independencia de un mercado del que somos parte. Las instituciones educativas requieren materias relacionadas a la gestión, de lo contrario seguiremos dependiendo de licenciados en lengua inglesa, de panaderos, de personas con preparatoria trunca. Me parece indebido que la enseñanza nos designe, desde sus planes de estudio, como simples subordinados. Es por ello que cuando se da el “dedazo” político, nos ha quedado más que callar, porque pareciera que a nuestra academia solo le interesa generar masas de artistas, masa de información, como una sociedad de información, sin embargo, no de conocimiento. Obviamente estas acciones responden a los líderes del poder del momento, porque no constituyen un estado crítico de la creación artística ni mucho menos velan por la necesidad que el arte actual nos demanda, siendo estas peticiones generadoras de pensamiento crítico y por lo tanto crisis a las diferentes denominaciones institucionales de las políticas públicas en materia del arte.

De nada sirve generar artistas si estos no van a tener representatividad en las instituciones públicas culturales.

Considerando que el arte es un mercado de consumo, la ejemplificaré como una empresa:

Los posibles resultados negativos de la mala definición de un perfil de puesto son: Contrataciones incorrectas, bajas en la productividad, caídas en las ventas, necesidad de reemplazar al ejecutivo dentro de poco tiempo, volver a empezar el proceso de selección y acoplamiento. Estas causas negativas públicas por el artículo “Las fallas en los perfiles de puesto y el impacto de sus resultados” (HuntersAmerica, s/f), son muy similares a los que ocurren en las artes.

Conclusión. La importancia del mercado del arte para el gobierno, a decir verdad: ¿es importante la producción del arte y artistas para el gobierno utilizando figuras de poder no representativas?

Este intento de acercamiento entre arte y política se ha visto acentuado en las últimas décadas, en particular a partir de los años ochenta. Efectivamente, en los últimos años se ha producido, en el campo de las artes, la formación de una cultura diferente de la moderna y de sus derivaciones postmodernas (Laddaga, 2006) no solo ha cambiado la estética y la noción misma de vanguardia, cuestionando los formatos y soportes, sino que además se multiplicaron las iniciativas de artistas destinadas a promover la participación de grandes grupos de personas en proyectos en los que se asocia la realización de ficciones o de imágenes con la ocupación de espacios locales y la exploración de formas experimentales de socialización (Pérez, 2013).

En consecuencia, no podemos negar la importancia del arte para los sistemas gubernamentales, ni que sean generadores de socialización y mercado sin embargo, si podemos concluir que, la NO REPRESENTATIBILIDAD DEL ARTISTA en las instituciones, sobre todo en las del Estado de Yucatán, únicamente no provocan ni espacios ni producción y frenan todo tipo de lazos constitutivos entre el artista, el arte y la institución. Ocasionando y arrastrando las mismas problemáticas que existen en la cultura en Yucatán desde hace más de tres sexenios.

El nepotismo, el dedazo y otras acciones similares restan el valor al artista, y lo convierten en una simple marioneta necesitada de “pequeños alicientes” de proyectos, en los cuáles, únicamente se elegirán a la cantidad mínima.

Urge, sobre todo en estos momentos de pandemia, donde muchos artistas han dejado de exhibir sus obras, de interpretarlas, de tener espacios independientes o de las dependencias, crear nuevas leyes que atañen a la vulnerabilidad del artista, y por consiguiente de la creación misma. Es peligroso que sigamos soportando tener a personajes como bufones, liderando acciones importantes para la continuidad de la visualización de la necesidad artística. Pareciera que es una burla a los creadores escénicos este tipo de movimientos incoherentes en el medio artístico e inconcebible que, ciertos artistas en las dependencias, se queden callados antes los atropellos que existen sobre nuestros derechos, sino, entonces, ¿Para qué generar instituciones académicas profesionales en el arte, si, su única representatividad en los espacios públicos institucionales del arte y la cultura será una persona que tiene total desconocimiento de la producción, investigación y carácter crítico del arte?

REFERENCIAS

Bourdieu, Pierre. (2002). Campo de poder, campo intelectual (4 edición) [Libro electrónico]. Editorial Montressor.

Foucault, Michel. (2000). Un diálogo sobre el poder y otras conversaciones. Madrid, España: Alianza editorial.

HuntersAmerica. (s/f). Las fallas en los perfiles de puesto y el impacto de sus resultados. (s. f.). Recuperado 1 de julio de 2021, de http://www.hlghunters.com/blog/96-fallas-perfiles-puestos

Laddaga, Reinaldo. (2006). Estética de la emergencia. La formación de otra cultura de las artes. Buenos Aires, Argentina: Adriana Hidalgo.

Mi Punto de Vista, Equipo editorial. (28 septiembre, 2018). Mauricio Vila presenta su gabinete de gobierno. Recuperado 28 de junio del 2021, de https://www.mipuntodevista.com.mx/mauricio-vila-presenta-su-gabinete-de-gobierno/

Moreno, José Luis. (24 de enero del 2011). Pierre Bourdieu y el análisis de los campos intelectuales* Homo academicus and the analysis of intellectual fields. LOGOS. Anales del Seminario de Metafísica, 1, 17. 28 de junio del 2021, De Revistas Científicas Complutenses Base de datos.

Pérez Rubio, Ana María. (2013). Arte y política: Nuevas experiencias estéticas y producción de subjetividades. Comunicación y sociedad (20), 191-210. Recuperado en 01 de julio de 2021, de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0188- 252X2013000200009&lng=es&tlng=es.

Zizek, Slavoj., & Núñez, I. V. (1992). El sublime objeto de la ideología (2.a ed.). SIGLO XXI Editores.