Reflexión sobre producción e investigación artística

     La investigación del arte se refiere a la combinación de la investigación científica y los procedimientos de creación artística. La metodología utilizada, también puede ser una combinación de diferentes sistemas y, en muchos casos, se debe crear un modelo especial para el contenido que se investiga. Esto ayuda a tener un proceso más estructurado y creativo para las obras de arte basado en un análisis más profundo, empujando así los límites del mismo proceso.

¿Qué conocimiento específico proporciona la actividad artística, en comparación con la investigación científica?: mientras la ciencia aumenta el conocimiento de las leyes que rigen lo real, el arte enriquece nuestra percepción de lo real introduciendo en ello lo posible.

     Si la producción artística es por sí misma una investigación, esto es, una producción de nuevos conocimientos, ¿qué pasa cuando se la integra en la investigación académica? ¿Qué es lo que cambia? Lo que cambia es que el proceso creativo se hace explícito por una auto- reflexión del artista sobre su actividad. No se trata de investigación por parte de los académicos sobre disciplinas artísticas, sino que el artista se hace su propio investigador.

Una obra de arte contemporáneo ya no se define como un objeto perceptible, sino como un proceso. Es todo un proceso de investigación, que produce, al igual que la investigación científica, un conocimiento inteligible. 

El arte contemporáneo se sitúa «después de la historia del arte», es decir que todos los elementos de la historia del arte y de la cultura se quedan a disposición del artista como un repertorio de signos, utilizables para reflexionar sobre lo que es el arte.

«El arte contemporáneo ha alcanzado el nivel de la auto- reflexión filosófica». A. Danto

Siendo por sí misma una investigación, la producción artística contemporánea tiene todo el derecho de integrarse en la investigación académica.