La economía política del arte.

Las cosas sean de manera tangible o no, se consideran mercancía después de un medio de trabajo, ya sea un método artesanal o el desarrollo de venta de esto, siendo el valor que se le pueda dar es algo subjetivo, algo que dependerá de lo relacionado a su contexto. El carácter místico de la mercancía no deriva de su valor de uso, sino de diversos factores que el contexto mismo los definirá. Hace años no podíamos imaginar darle valor a algo que no podemos poseer o algo que su trabajo se desarrollé de una manera no tradicional.

Los cambios desarrollados a partir del surgimiento de nuevos medios técnicos para producir y distribuir imágenes, es la masificación y la posibilidad de alienar a la obra del artista y viceversa. Los artistas pueden manejar la obra como la mercancia fetichazada que provoca y monetizar así volviendo ellos empresarios, el artista ya no está tan alejado del mecenas, el artista no es necesariamente productor manual de sus obras o tiene la necesidad de un objeto, sino un producto de comercialización de un concepto o idea. ¿Cómo se puede de un ready made adquirir valor adicional como obra de arte a pesar del hecho de que el artista no parece haber invertido ningún trabajo adicional en el? GroysB, p.123, simplemente al dado por el artista y aceptado por las instituciones adquiere ese valor adicional, un valor de exposición. 

El internet ha logrado acercar a la sociedad que muchas veces ignorante del tema utiliza los mismos materiales o programas que se utilizan en diversas actividad artisticas, aunque sea común eso no debe indicar que eso es artista pero si que estamos inmersos en un control en el cual se facilita la visibilidad pero también se comercializa esta misma. 

También facilita la creación de la mercancía del artista en el cual ejerce como el concepto, se manifiesta como un momento colectivo, me entra en duda esta influencia que por ejemplo hoy en día se ha desarrollado por las redes sociales, y como un artista se vuelve una figura moral, en la cual es tan estigmatizada que el público elige su popularidad o eso creen ya que puede pertenecer a una institución que le de validez y genere un convencimiento popular por “engagement” al público. 

De muchas maneras es como se posiciona el arte como una mercancía con un valor, un valor de exposición puede ser o muchas veces pasa a un valor comercial debido a un valor sentimental que se le pueda tener al artista, hoy en día por ejemplo con la comercialización de los NFT, que se les asignó un código para volverlos únicos, y poder poseerlos y así adquirir un valor más alto.

Fuentes

GROYS, Boris.(2015) Volverse público: Las transformaciones del arte en el ágora contemporánea. Buenos Aires, Argentina: Caja Negra Editora.