La nueva forma de extracción o explotación

El fenómeno de la extracción se asocia habitualmente a la explotación de los recursos naturales. Pero esto se ha venido explotando más y de diferentes formas  lo que llamamos la era digital. Cada día se necesitan más datos, más potencia, más espacio para guardar  información (sea útil o no), los datos se han vuelto una nueva «moneda de cambio», que no solo afecta a países pobres o en desarrollo, sino también la industria ha tenido que mirar hacia nuevos horizontes para ser explotados. 

Cuando pensamos en  la explotación de los recursos naturales, especialmente los de la tierra, tenemos en mente las vivas e impactantes  imágenes del fotógrafo Sebastião Salgado, al hacer el trabajo de las minas de oro en Sierra Pelada, en ella trabajaron cerca de 50.000 trabajadores en condiciones infrahumanas en 1986. La minería ha cambiado mucho desde ese entonces, pero no exactamente para bien, los riesgos de trabajo y la explotación humana continúan, peor aún, la industria no tiene saciedad.

Desde el año 1600, los yacimientos de Norrbotten en Suecia han proporcionado al mundo metales que han desempeñado un papel decisivo en la economía mundial. Muchas relaciones coloniales se han construido sobre el mineral de hierro del Norte: entre el Estado sueco y el pueblo sami, así como entre las grandes potencias de Europa y sus territorios conquistados en otras partes del mundo. Hoy en día, a las minas de hierro y cobre de Norrbotten se ha unido la industria mundial de los datos, atraída a la región por el clima frío y la disponibilidad de energía hidráulica barata: Facebook ha situado sus servidores europeos en Luleå, y la cercana ciudad de Boden alberga una de las mayores minas de Bitcoin de Europa. Microsoft tiene en el fondo del océano un centro de datos con 864 servidores.  

Se están transformando de los recursos comunes en capital, que hoy en día no sólo tienen lugar en los yacimientos de petróleo y minerales, sino también en casa, frente al ordenador: para empresas como Facebook y Google, los datos personales que sus muchos miles de millones de visitantes diarios dejan en sus plataformas digitales son tan valiosos como lo son para la industria minera las 75.000 toneladas de mineral de hierro que se extraen cada día de la montaña Kiirunavaara. Además, a medida que nuestro propio planeta se va quedando sin recursos naturales, se intensifica la búsqueda de agua y metales valiosos en otros cuerpos celestes. ¿Hasta dónde llegará el paradigma extractivo?