Esclavitud infantil en las grandes corporaciones tecnológicas contemporáneas.

Apple, Google, Tesla o Microsoft se encuentran entre los nombres de una demanda presentada en Estados Unidos que les acusa de «tener conocimiento» de que el cobalto utilizado en sus productos podría estar relacionado con explotación infantil.

Minero

El caso ha sido presentado por la organización International Rights Advocates en nombre de 14 familias congoleñas.

Los demandantes solicitan una compensación por las muertes y lesiones de niños en las minas de cobalto de la República Democrática del Congo.

Según la asociación, los fallecimientos se produjeron en los túneles de extracción o por el derrumbe de las paredes de las minas.

Mientras las grandes corporaciones como Google, Tesla, y Apple ponen en sus «políticas de empresa» una mayor inclusión e incluso, en días como el 8M, o la visibilidad trans suelen caracterizar el inicio de la búsqueda con un arcoíris en alusión a estas fechas, el uso de sus materias ha provocado la muerte de muchas personas en El Congo, país africano, donde ocurre una de las mayores explotaciones laborales y explotación infantil.

Según un artículo publicado por la BBC como «Por qué acusan a Apple, Google, Tesla y otras compañías tecnológicas de contribuir a la esclavitud infantil» , la extracción ha estado durante años en el punto de mira de la comunidad internacional que ve el proceso plagado de irregularidades, abuso de los derechos humanos, minería ilegal y corrupción.

Unicef estima que hay aproximadamente 40.000 niños trabajando en minas en el sur de la República Democrática del Congo.

Tomando en cuenta estos sucesos, podemos seguir infiriendo que, por más incluyente e incluso «Eco-Friendly» que una institución empresarial y capitalista quiera demostrar que es, podemos inferir en la frase cínica de «Saben lo que hacen pero aún así lo hacen». La gran mercadotecnia en torno a estas grandes empresas, las cuáles generan en sus objetos de consumo una gran «esperanza» de contribuir a la sociedad a través de valores en cara a los derechos humanos, como por ejemplo Tesla, quienes son los máximos generadores de automóviles eléctricos, nos hacen denotar como el capitalismo se sigue burlando de nosotros, y como las empresas siguen utilizando los mismos mecanismos de control y explotación en los países más pobres de Latinoamérica, Asia y sobre todo África.

El cuestionamiento en este caso da múltiples vueltas a la duda de, notándose la expansión de dichos medios tecnológicos de comunicación de redes sociales y medios eléctricos de transporte, irá acrecentándose el uso de mano de obra explotadora en países pobres, que no sólo impacten a países como El Congo, si no que se vayan extendiendo hacia otros lugares donde la lucha por los derechos humanos ha tenido un ligero avance, como si de un Islamismo se tratara, recordando que países como Afganistán, en algún momento gozaron de ciertos derechos feministas.

Todo esto nos reduce a que seguimos siendo objetos explotados, tal cuál máquinas que necesitan ser más veloces y usar todo tipo de herramientas (niñxs) para satisfacer las necesidades del consumo globalizado.

Bibliografía

Redacción. (2019). Por qué acusan a Apple, Google, Tesla y otras compañías tecnológicas de contribuir a la esclavitud infantil. 05 de mayo del 2021, de BBC NEWS Sitio web: https://www.bbc.com/mundo/noticias-50812210